Fase de venta o arrendamiento

En esta fase podemos aportar dos actuaciones fundamentales:

·          Due Diligence: permite afrontar cualquier transacción inmobiliaria con argumentos claros y precisos con los que negociar. Concretamente nos referimos en este caso a la Due Diligence técnica. En este tipo de informes se estudian los aspectos más relevantes del estado de conservación del edificio, su grado de adaptación a la normativa vigente y la situación respecto a permisos y licencias. A partir de este análisis se pueden prever los costes de adaptación, reparación y mantenimiento futuro, así como discernir cuáles corresponden al arrendador o al arrendatario o al vendedor o al comprador según sea el caso.

·         Certificados energéticos: En esta fase de la vida del edificio, debemos remitirnos en primer lugar al Real Decreto 235/2013 aprobado por el Consejo de Ministros el 5 de abril. Desde el 1 de junio de 2013 es obligatorio poner a disposición de los compradores o arrendadores de edificios o de parte de los mismos un certificado de eficiencia energética. Este certificado, con una validez de diez años, evalúa la eficiencia energética del inmueble (edificio entero o parte del mismo), tanto en términos de consumo de energía como de emisiones de CO2, otorgándole una calificación en una letra que variará de la A a la G, para consumo de energía primaria, y otra letra para emisiones de CO2. Además de la información objetiva sobre sus características energéticas, el certificado deberá incluir recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética del inmueble. Por otra parte, la calificación energética, deberá estar incluida en toda oferta, promoción o publicidad dirigida a la venta o el arrendamiento.

Colaboramos directamente con el propietario o con las empresas inmobiliarias. Somos expertos en Certificación Energética y desarrollamos nuestra actividad en las provincias de Murcia, Almería, Alicante y Albacete.